MUSICALIZACIÓN DE LA MISA DE ESPONSALES

MUSICALIZACIÓN DE LA MISA DE ESPONSALES

Las siguientes son las partes que requieren musicalización y una breve explicación de la función que cumple la música en cada momento conforme el protocolo social y los lineamientos litúrgicos.

MÚSICA PARA EL MARCO DE LA CEREMONIA

Desde el punto de vista de la ambientación musical, el marco de la ceremonia lo conforman las marchas y/o canciones que servirán de fondo al protocolo de entrada y salida a la iglesia. Con el propósito de resaltar los protagonistas del evento, solo se considera poner fondo musical a los siguientes momentos:

  • Entrada del Novio y su séquito
  • Entrada de la Novia precedida de su corte.
  • Salida de los Nuevos Esposos 

Cabe resaltar, que la si la música seleccionada para estos momentos no es sacra o no corresponde a las marchas tradicionales, esta puede pertenecer a géneros musicales profanos, siempre que sea sobria, y respetuosa del lugar y el acto que se celebra. Bajo este mismo principio si hay participación vocal, se ha de tener cuidado con el texto de las canciones, por lo que es recomendable que la música para este momento, si no es sacra, sea instrumental o en su defecto el texto que se vaya a entonar sea autorizado por el párroco de la iglesia.

MÚSICA PARA LA CEREMONIA

Como tal, el sacramento del matrimonio se celebra dentro del rito de la misa, y propiamente durante la celebración del matrimonio por razones de orden legal (canónico) no debe haber música ni nada que obstaculice, a los testigos oficiales y demás presentes escuchar claramente la manifestación del consentimiento de los contrayentes y la manifestación de los votos. En consecuencia, de lo anterior podemos afirmar que durante la ceremonia nupcial no hay música y la musicalización corresponderá a una misa a la cual, por obvias razones, se pretende dar un carácter especial distinguiéndola de las misas ordinarias y dominicales.

Desde el punto de vista de la función litúrgica que cumple la música durante la misa, esta se clasifica como música ritual o música acompañante

Música ritual

Corresponde a oraciones y aclamaciones enriquecidas con la música. Estas son:

  • Kyrie (Señor ten piedad) – Es el primer canto de la misa y corresponde al acto penitencial. El nuevo ritual del matrimonio lo omite sin embargo se recomienda tenerlo preparado ya que algunos sacerdotes aun incluyen en la celebración el acto penitencial.
  • Gloria – Es un antiquísimo himno de alabanza, que inspiró a los grandes compositores de música sacra, y del cual hay muchísimas versiones que conservan el texto original aceptado por la iglesia. Sin embargo, lo extenso de su texto lo hace demasiado extenso en sus versiones cantadas, razón por lo se considera más practico rezarlo y se reserva su canto para ocasiones especiales.
  • Salmo responsorial – Es la composición en versos que se hace después de la primera lectura y que en celebraciones solemne de la iglesia en lugar de leerlos se canta. Por razones prácticas de tiempo y confort (en iglesia no climatizadas de las ciudades con climas cálidos) se prefiere hacer su lectura.
  • Aleluya (Aclamación de júbilo antes del evangelio) – Se entona siempre antes de la proclamación del evangelio, excepto durante el tiempo de cuaresma.
  •  Sanctus (Himno de aclamación) – Se entona siempre.
  •  Agnus Dei (Cordero de Dios) – El Cordero de Dios puede cantarse o recitarse. Si se canta es bueno considerar atentamente su duración, de modo que coincida con la acción del sacerdote.

Música acompañante

Es aquella que presta su concurso en momentos de silencio o reflexión haciéndolo más sublime y ayudando a tener una mejor experiencia de dicho momento. Los momentos durante la misa que requieren música acompañante son: El ofertorio y la comunión. La música acompañante puede ser únicamente instrumental, vocal o tener ambos componentes; sin embargo, cuando hay participación vocal, el texto debe guardar relación con dicho momento, que para este caso es estrictamente eucarístico. En ocasiones especiales, tales como fiestas religiosas y celebración de algunos sacramentos, se ha venido acostumbrando incluir en el ofertorio y/o en la comunión, cantos que reafirman el mensaje del evangelio del día o resaltan los méritos de la festividad; no obstante, esta no es la regla y antes de procederse a tomar decisión al respecto debe consultarse con el sacerdote celebrante.

  • Ofertorium (Ofertorio) – Este canto únicamente se entona si hay presentación de los dones, situación que solo se da en celebraciones especiales. Sin embargo, se ha vuelto practica entonar un canto muy breve o interpretar alguna pieza instrumental mientras el sacerdote prepara el altar. De cualquier forma, por tratarse de música acompañante este no debe excederse de tiempo que dure la acción del celebrante y preferiblemente debe ser instrumental.
  • Communio (Comunión) – La música apropiada para este momento puede ser instrumental o cantada. Los cantos en este momento – sobra decirlo – deberán ser cantos sacros, preferiblemente de temática eucarística; aunque existen cantos profanos cuyos mensajes exaltan las virtudes del sacramento celebrado y por tanto siempre que se cuente con la aprobación del sacerdote celebrante, podrían ser interpretados en estén momentos.

 

MÚSICA PARA OTROS MOMENTOS DE LA MISA

Actos simbólicos. 

Se viene poniendo en práctica en las ceremonias de matrimonios la realización de actos simbólicos que obedecen a razones culturales, y de la mima manera que se intercambian los anillos y las arras, se encienden velas y se enlaza la pareja con un rosario o camándula de gran tamaño. En estos momentos que de por sí, son muy breves, se podría introducir algo de música instrumental, pero debe consultarse y contar con la anuencia del sacerdote celebrante.

Ofrenda floral a la Virgen

Es una tradición dentro de la iglesia entonar en algún momento de la misa el Ave Maria. Sin embargo, cualquier católico practicante puede constatar que durante la misa no se reza el Ave María, lo cual nos indica que dentro el contexto litúrgico este canto u oración está fuera de lugar. El momento indicado para entonar este canto es al finalizar la misa y de manera muy especial en la boda se utiliza como fondo musical mientras la nueva pareja coloca un buquet a los pies de la virgen.

Firma del Expediente.

En la actualidad por razón canónica los contrayentes, el sacerdote y los testigos deben firmar el documento en presencia de los asistentes a la ceremonia y mientras esto sucede es posible interpretar alguna pieza preferiblemente instrumental o algún canto con un mensaje alusivo a los valores del matrimonio, la familia, la fidelidad, etc.

Presento a continuación un esquema secuencial de los momentos que en la práctica se musicalizan en la misa de esponsales.

  1. Entrada del novio
  2. Entrada de la novia
  3. Kyrie (Señor ten piedad)
  4. Aleluya
  5. Ofertorium (Ofertorio)
  6. Sanctus (Santo)
  7. Agnus Dei (Cordero de Dios)
  8. Communio (Comunión)
  9. Firma del Acta Matrimonial
  10. Salida de los Esposos

En el esquema anterior, téngase en cuenta la posibilidad de que conforme el actual ritual del matrimonio católico, el Kyrie sea omitido y que en tiempo de cuaresma no se pueda interpretar el aleluya excepto que lo autorice el sacerdote celebrante.

 

 

 

 

Deja un comentario